Resumen ¿Qué es ser un estudiante en Línea?

Tras el auge de las tecnologías de la información y comunicación la manera en que nos comunicamos, interactuamos y aprendemos ha cambiado radicalmente dando paso a nuevos métodos de aprendizaje y desarrollo personal. Un ejemplo de ello es la aparición de las escuelas virtuales, las cuales nos permiten desarrollar nuevos conocimientos sin la necesidad de estar físicamente en un lugar establecido; sin embargo, esta nueva modalidad representa también nuevos retos disciplinarios y académicos para poder cumplir con las metas trazadas al ingresar  en una escuela virtual.

Algunas de las competencias a desarrollar son:

  • Actitud proactiva:

    Como estudiante de una escuela virtual se deberá tomar en cuenta el tiempo, la autonomía y la libertad de llevar a cabo el plan trazado y por ende debemos ser nosotros quienes tomemos las mejores decisiones para lograr el objetivo.

 

 

  • Compromiso con el Aprendizaje:

    Se debe considerar como un aspecto importante, ya que al no estar en un lugar establecido será fácil dejar las cosas sin hacer. Es por esta razón que como estudiantes nos debemos comprometer con este proceso para realizar los objetivos y tareas en tiempo.

 

  • Estrategias, Actitudes y habilidades propias:

    Como estudiantes virtuales debemos ser capaces de adaptarnos, crecer y crear nuevas habilidades que nos permitan seguir aprovechando el aprendizaje mientras de la misma manera encontramos los mejores métodos para estudiar desde cualquier lugar y cubrir las expectativas del curso.

 

  • Ambiente colaborativo:

    las escuelas virtuales del mismo modo que una escuela “normal” nos permiten tener un ambiente donde el conocimiento fluya desde muchas direcciones, es decir, nos permite entablar conversaciones con compañeros de grupo con quienes desarrollaremos nuestras habilidades sociales y compartiremos ideas que a la larga nos harán obtener el mayor provecho.

 

Del mismo modo que la escuela virtual nos ayuda a desarrollar competencias también supone que encontraremos algunos retos, de los cuales podemos mencionar algunos como:

  • Olvidar el aprendizaje dirigido:

    En una escuela virtual a diferencia de una “normal”, las decisiones que tomamos provienen de nosotros y es por esta razón que no debemos esperar a que un docente dirija el rumbo de nuestro aprendizaje, nosotros debemos crear nuestros tiempos, nuestras estrategias y métodos de aprendizajes.

  • Evitar memorizar:

    Debemos olvidar la repetición y memorización como método de aprendizaje, más bien se deberá crear un hábito por el análisis y el razonamiento del conocimiento adquirido.

  • Gestión del tiempo:

    Uno de los mayores retos será crear agendas, planes de trabajo y estrategias para poder repartir el tiempo entre las actividades de la escuela virtual y nuestra vida cotidiana. Una vez logrado esto el aprendizaje dentro de la escuela virtual será más sencillo.

Para seguir adelante también debemos ser capaces de romper con la comodidad de lo que supone ser un ente virtual y olvidarnos de que por ser una escuela virtual por ende será mucho más sencillo terminarla comparándola con una escuela “normal”. Por el contrario como se menciona arriba debemos generar nuevas habilidades para poder cumplir en tiempo con las necesidades y requerimientos del método virtual. También debemos ser responsables de no abandonar nuestras metas por el hecho de no estar en un ambiente físico el cual supondríamos nos genera cierto anonimato.

Por último mencionar que las escuelas virtuales para llegar a este punto pasaron por 4 etapas:

  1. Enseñanza por Correspondencia.
  2. Enseñanza Multimedia.
  3. Enseñanza Telemática.
  4. Enseñanza colaborativa basada en Internet.

Como podemos apreciar la enseñanza virtual ha crecido y se ha beneficiado de las nuevas tecnologías, mayormente de Internet, la cual nos permite ser más flexibles pero que en algún punto también nos llena de sobreinformación y es aquí donde debemos como estudiantes virtuales ser capaces de discriminar la información de calidad de la información de cantidad. Una vez que podamos entender o amalgamar los retos con las habilidades podremos estudiar virtualmente de una manera más cómoda y sacando el mayor de los provechos de este “nuevo” tipo de estudio.